conocimiento en un click

Viaje hacia un estado sublime

07.07.2010 17:14

Hay personas que ya tienen un hábito en mejorar día a día, para ellos es un entrenamiento diario.          

 La clave está en aprender a diferenciar y controlar los fenómenos que ocurren
en la fase orgásmica.
Ésta se divide en dos: las contracciones musculares, que es el propio orgasmo,
 y la expulsión de los líquidos o también llamada eyaculación. Tienden a confundirse porque se dan de forma simultánea.
Cuando consigas distinguir ambas partes y controlarlas, estarás muy cerca de conseguir
 el ansiado multiorgasmo.

Ten cuidado porque lo que puede parecer un orgasmo seco puede ser en realidad una
eyaculación retrógrada.
 Es decir, inconscientemente puedes desviar la eyaculación hacia la vejiga  por lo que, al no expulsar el líquido al exterior, se puede pensar que se ha logrado  un orgasmo sin eyaculación.

Sabrás la diferencia si después del orgasmo tu miembro pierde rigidez y no puede seguir adelante si no esperas un tiempo prudencial de  recuperación. En este caso sí que se ha producido eyaculación,  aunque no de forma visible.

 

Porque estar mal si se puede estar mejor, pudiendo estar sano y feliz.

© 2008 All rights reserved.

Haz tu web gratisWebnode